En verano de 2016 apareció de casualidad, muy delgado y lleno de canas, se notaba que era viejo. No sabíamos de donde vino, pero es feral. Le pusimos de comer y parece que le gustó, porque empezó a venir a diario.

Al principio teníamos que ponerle la comida alejado del resto de gatos, que le pegaban si lo veían comer… Pero terminaron aceptándole.

 

 

Lo capturamos con jaula trampa cuando cogió peso y lo llevamos al veterinario para revisarlo y castrarlo. ¡Allí nos dijeron que le calculaban más años que a Matusalén! (Le calcularon unos de 12).

Black ha vivido feliz todo este tiempo en la colonia, es un gato muy charlatán, aunque ¡de tocarle ni hablar! había que dejarle la comida rápido para no llevarse un zarpazo🙈

 

 

Un día notamos que perdía pelo, cada vez le faltaba más y el estado de su piel empezó a cambiar.

 

 

Pasamos muchos meses intentando volver a capturarle, le faltaba mucho pelo y tenía la piel fatal, daba pena verlo. ¡No había manera, se las conocía todas! Más sabe el diablo por viejo…😬

 

 

 

Intentamos ayudarle con medicación en la calle, pero volvía a empeorar. Estábamos desesperados.

 

 

🖤La suerte quiso que un viernes 13 lográsemos capturar a nuestro escurridizo gatazo negro🖤

Bueno… La suerte y nuestros estupendos nuevos voluntarios, que desde hacía un tiempo se incorporaron al equipo dispuestos a todo, llenos de ganas y de ilusión.

¡¡A pesar de ser su primera captura, capturaron un imposible!! ¡¡¡Y a mano!!! Los veteranos nos quedamos locos🤯

 

 

Black pasó por veterinario, queríamos jubilarlo en nuestro refugio, para que lo que le queda de vida esté tranquilo, cómodo y sin ese terrible picor😺

Pero por desgracia, en la analítica dio positivo a inmunodeficiencia felina, la primera vez que lo capturamos dio negativo… Pero seguro que en estos años se ha peleado con algún gato positivo.

 

 

Su piel estaba así de mal por una terrible alergia a las pulgas recién desarrollada, a pesar de que lo desparasitábamos con regularidad, en la calle es imposible evitar que tenga contacto con ellas.

Es una pena porque es un gato muy viejo, tenemos dos gatos positivos a calicivirus felino en el refugio, para un gato vacunado no hay mayor problema… pero un positivo a inmunodeficiencia, sin lugar a dudas cogerá la enfermedad. No queremos que eso pase, ya sabemos que no le quedan muchos años, pero tampoco quereos acortar su esperanza de vida.

Black no puede pasar el resto de su vida en una jaula, necesita con urgencia un hogar de acogida o adoptivo, que entienda que no es un gato sociable con los humanos, empezó a interactuar con nosotros a una edad muy avanzada, es feral. Tal vez nunca consigan acariciarlo, pero seguro que logran que interactúe con ellos, le encanta hablar a las personas 😊

 

 

Aunque… Nunca habíamos podido acercarnos tanto a él en la calle como este último año… Y dentro de la jaula, a veces nos deja acariciarle un poco… Nunca se sabe 🤪

 

 

Si no le sale nada, tendremos que soltarlo en el refugio y sabemos lo que eso implicará para él… A la calle no puede volver, nos sería imposible volver a capturarle cuando empeore.