A Unne la recogimos muy embarazada de una colonia en la que estábamos haciendo CES .

Allí habíamos recogido varios gatos positivos a inmunodeficiencia y sabiendo lo que esa enfermedad implica, no quisimos arriesgarnos a que Unne pariese en la calle, por si ella también lo era. Habría sido terrible para su cuerpo.

 

Efectivamente, tal y como nos teníamos el veterinario nos confirmó que Unne era positiva a inmunodeficiencia felina.

 

Era una gata con un carácter complicado, no confiaba en los humanos. A pesar de eso, a sabiendas de que su parto sería de riesgo, se ofrecieron a acogerla en una casa.

Allí di a luz a 4 preciosos bebés… Uno de ellos tristemente nació muerto… Pero los otros tres estaban muy sanos y crecieron junto a su mami, hasta que tuvieron edad suficiente como para irse adoptados.

Elton, Nikita y Nilín eran negativos a FIV, a pesar del positivo de su madre.

Todos ellos han encontrado un gran hogar, incluso la preciosa Unne que se fue adoptada junto a su pequeño Nilín. En su hogar de acogida trabajaron mucho en su socialización, lograron que aunque siguiese siendo tímida, confiase en el ser humano. Su familia adoptiva continuó con el trabajo y hoy en día es una gata muy feliz.

 

 

 

 

Cuesta encontrar gente dispuesta a adoptar a una gata adulta, tímida y positiva a inmunodeficiencia, junto a uno de sus bebés. Unne es una gatita muy afortunada.