Pavarotti debe su nombre a la forma en la que tenía de llorar cuando le abandonaron.

Su vida ha sido una aventura.

Vivía en una casa, feliz, con la que él pensaba que era su familia.

Tenía acceso al exterior por una ventana, él entraba y salía a su gusto cada día. Aunque de forma irresponsable por parte de sus dueños, ya que estaba sin castrar ni vacunar.

Un día, tras uno de sus paseos, Pavarotti volvió a casa y se encontró con la ventana cerrada. Maulló y maulló con todas sus fuerzas para que le abriesen, pero no lo hicieron.

Se ve que por algún motivo se habían cansado de él…

Por su parte, el volvía una y otra vez a la ventana, día tras día… Y maullaba muy fuerte por si acaso no le escuchaban. No entendía que su familia ya no le quería.

Lo recogimos con un terrible catarro que casi no supera. Al ver lo difícil que le resultó curarse el catarro, que casi deriva en neumonía a pesar del tratamiento, le hicimos un test y dio positivo a inmunodeficiencia felina.

Pero eso no le importó a una pareja que quedó locamente enamorada de él tras conocerlo. ¡¡Es un gato con una gran personalidad!!

Pavarotti tenía una familia nueva un poco peculiar, les encantaba viajar en furgoneta Camper y se lo llevaban en cada viaje.

 

 

Al principio todo iba bien, pero llegó un momento en el que Pavarotti se cansó de tanta aventura y dejó claro que quería descansar y vivir una vida más tranquila.

Pensaron que lo mejor para él era buscarle otro lugar, su vida era muy ajetreada con tanto viaje y el estrés no es bueno para un gato con inmunodeficiencia. Un amigo de la familia decidió abrirle sus puertas, a él tampoco le importaba un tonto positivo.

Ahora ambos disfrutan de una vida tranquila juntos, pero Pavarotti siempre recordará los lugares preciosos que visitó y cada una de las aventuras vividas, desde luego, una vida extraordinaria para un gato abandonado y positivo a FIV… ¡¡Ya les gustaría a muchos!! Sobre todo a esa falsa familia que lo dejó… Que no han visto ni la mitad de mundo que este gatazo, al que consideraron poco digno de seguir compartiendo con ellos los días… ¡¡Mejor!! ¡¡¡¡Seguro que eran muy aburridos!!!!