Mori

Hace unos meses encontramos en San Pedro a Mori, una gatita que tenía un arnés atravesado. Pronto se curó de sus heridas físicas y lo que aún no se ha curado del todo es el trauma que le causó la historia que solo ella conoce… Ya está mejor, como veis, descansando plácidamente al calor del refugio.

top